Sven Göran Eriksson: No muerdas la mano que te dio de comer.

Sven Göran Eriksson es sin duda uno de los mejores directores técnicos del mundo. Es cierto que su paso por México no fue el mejor, pero eso no le resta calidad. No por nada, la FIFA lo considera uno de los 10 mejores entrenadores de los últimos 15 años. El tipo sabe.

Cuando llegó a México, el ambiente futbolístico se polarizó. Unos, entre los que me encontraba yo, nos ilusionamos mucho, la mano dura, la seriedad, la experiencia al más alto nivel le vendría bien a nuestra selección. Tendríamos a uno de los entrenadores más capaces y eso se notaría en el campo, o al menos, esa fue nuestra postura. Otros, más conservadores quizá, decían que por muy bueno que fuera, no sabía nada el fútbol mexicano, que el lenguaje sería una barrera demasiado grande y que en casa tenemos mucha calidad, que no era necesario importar un técnico extranjero. Hoy en día, no puedo decir cual de las 2 posturas era cierta, pero ese… ese no es el punto de este post.

La realidad es que el técnico sueco fue contratado y ganó una fortuna. Se le rentó un departamento en Polanco cercano a los $100,000 mensuales y su sueldo anual se valuó en millones de dólares. ¿El resultado?, a todas luces negativo. El Tri sufría en las eliminatorias y la realidad es que no jugaba a nada. ¿Las causas? inciertas. Mucha politiquería, muchos “dimes y diretes”, pero los resultados eran malos.

Así trascurrieron los hechos hasta que finalmente, Sven Göran Eriksson fue cedado y vino al rescate Javier Aguirre.

Hoy, Eriksson fue entrevistado, y realizó declaraciones por demás lamentables. Cito de manera textual extractos obtenidos del sitio de “Televisa Deportes”.

  • “No creo que aprendí mucho de México, porque es mucha política. Lo que aprendí es no tener un trabajo donde la política sea tan importante”
  • “En el fútbol mexicano, la junta directiva de la federación se compone de los propietarios de los clubes de primera división y esto lo hace un poco complicado. Yo tenía la mitad de ellos en mi contra antes de empezar”
  • “Ahora estoy sentado aquí, iré a la Copa del Mundo de todos modos, con un equipo de fútbol muy bueno, quizás mejor que el de México, así que estoy feliz, muy feliz”

Quizá sus declaraciones son ciertas, no lo niego, México es un lugar donde el fútbol se maneja de manera “singular”, para no entrar en detalles. Es cierto que en México hay mucha política inmersa en el deporte, es cierto que Eriksson tenía a la mitad de los dueños en su contra. Todo esto es cierto, pero me incomodan 2 detalles.

a) Estas declaraciones, por profesionalismo, debieron de ser hechas, en México, de frente, en el tiempo adecuado, y no a “toro pasado”. Sus opiniones serían muy válidas e incluso formativas para el fútbol mexicano si se hubieran hecho en los medios y tiempos correctos.

b) Me queda claro que su paso por aquí pudo ser incómodo, pero aun así, por mucha molestia que presentaba, fue de los mejores negocios de su vida, le redituó cifras de varios ceros y en ese momento, su molestia e incomodidad fueron secundarias. Una crítica “a posteriori” me genera incomodidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s