José Offerman: Un Día de Furia.

José Offerman es un beisbolista nacido en la República Dominicana el 8 de noviembre de 1968. Fue a la edad de 21 años, el 19 de agosto de 1990, cuando logró debutar dentro de las Grandes Ligas. Fueron los Dodgers de Los Ángeles el equipo que le dio la oportunidad. Jugó 15 temporadas dentro de la gran carpa, siendo un pelotero constante, pero jamás llegó a ser una estrella.

A lo largo de su carrera, vistió las franelas de los Dodgers por 6 temporadas, de Kansas City durante tres, de Boston durante cuatro y las de Seattle, Minnesota, Philadelphia y Mets, todas ellas menos de una temporada. Su carrera estuvo llena de altibajos, viviendo su clímax en el año 1998 cuando, jugando para Boston fue llamado al Juego de Estrellas. También participó en el juego de estrellas de 1995, pero con números más discretos.

Pero todo lo anterior resulta intrascendente. El punto a tratar ocurrió el 14 de agosto de 2007. Offerman jugaba para los “Ducks” de ligas menores y se enfrentaban al equipo de Bridgeport. En la primer entrada, en su primer turno al bat, Offerman conectó un cuadrangular. Hasta aquí, todo tenía un curso normal. El segundo turno al bat de José llegó en la segunda entrada. El lanzador en turno era Mart Beech. El primer lanzamiento fue un “slider” que pasó cerca del bateador. El segundo lanzamiento, nuevamente un slider, hizo contacto con Offerman. (Cómo aclaración, cuando un pitcher quiere golpear a un bateador, JAMÁS elige el slider como lanzamiento, por lo que en este caso se trató de un accidente).

En ese momento, José Offerman perdió la cabeza y salió corriendo en dirección del pitcher, empuñando el bat como arma. El catcher en turno, John Nathans corrió para ayudar a su lanzador. Offerman conectó al lanzador de un batazo, fracturándole tres dedos de la mano. En su locura, continuó lanzando batazos y uno de ellos conectó a Nathans en la parte posterior de la cabeza. El impacto le provocó a John severas contusiones, mismas que pusieron fin a su carrera como beisbolista.

Offerman fue suspendido por tiempo indefinido del béisbol profesional en los Estados Unidos. Dos años después, en 2009, John Nathans demandó a Offerman por U$4.8 millones, argumentando que 2 años después de la agresión, aun tenía secuelas del golpe. Dicha demanda aun se encuentra en proceso.

Ante la imposibilidad de volver a jugar en Estados Unidos, Offerman se enroló en el béisbol dominicano. El 10 de enero de 2010, volvió a protagonizar un hecho violento. José era el manager de los Tigres de Licey. En la tercer entrada, su equipo perdía 6-0 contra los Gigantes del Cibao. Los Tigres estaba al bat y a José Offerman no le pareció el conteo que estaba realizando el umpire. Se levantó y se dirigió a home para reclamar. Luego de un intercambio de palabras con Daniel Rayburn, umpire en turno, Offerman le dio un puñetazo en la mandíbula derribándole abruptamente. No se levantaron cargos en su contra, pero fue suspendido de por vida de la liga dominicana.

Sin duda, un buen pelotero que jamás será recordado por sus logros en el diamante.

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s